Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.
Puede aceptar su uso o rechazarlo mediante la configuración de su navegador.
En caso contrario, acepta el uso de cookies por el hecho de navegar por nuestra web.

OK | Más Información

  • certificación 14001
  • certificación 18001
  • certificación 9001
  • certificación IQnet

Medio ambiente

Metro de Málaga tiene como finalidad la prestación de un servicio de transporte que satisfaga las necesidades de movilidad de la ciudadanía malagueña, contribuyendo de manera sostenible al desarrollo de la urbe.

Comprometidos con la prevención de la contaminación, la protección del medio ambiente y la mejora continua del desempeño ambiental, Metro de Málaga ayuda a crear una ciudad más sostenible, contribuyendo a la reducción de coches en circulación y, por tanto, mejorando la calidad del aire de la ciudad de Málaga.

Reducción de la contaminación atmosférica

El sector del transporte es una de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero. Dentro de este sector, el transporte ferroviario se posiciona como el sistema más eficiente en lo que a consumo energético se refiere, considerándose como un sistema de transporte ambientalmente sostenible.

En comparación con el vehículo privado o el autobús, el metro permite reducir la contaminación atmosférica y la emisión de gases de efecto invernadero, principales causantes del calentamiento global del planeta.

En el caso de Málaga, la ubicación de la estación El Perchel, en la que confluyen las líneas 1 y 2 del suburbano así como el intercambiador modal María Zambrano, permite la conexión con otros medios públicos de transporte igualmente eficientes, desde el punto de vista energético (AVE, Media Distancia, Cercanías y con autobuses interurbanos), contribuyéndose, de esta forma, a la reducción y descongestión del tráfico rodado y, por ende, a la mejora de la contaminación atmosférica.

Eficiencia energética

Las unidades de tren de Metro de Málaga son energéticamente eficientes y han sido especialmente diseñadas para obtener una notable reducción en el consumo energético. Esto ha sido posible, entre otras cosas, gracias a los materiales ligeros con las que han sido fabricadas y por estar equipadas con sistemas de recuperación de energía de frenado, mediante el uso de frenos regenerativos, que permiten ahorros de hasta el 20%, al devolver a la red la energía recuperada durante el frenado.

Por otro lado, Metro de Málaga persigue la eficiencia energética aprovechando los recursos y tecnología disponible. Las instalaciones solares fotovoltaicas y térmicas de las que dispone, han sido diseñadas buscando la integración de los paneles solares con el entorno con el objetivo de minimizar el impacto visual al mismo. Gracias a estas instalaciones, la energía solar se transforma en energía eléctrica y, adicionalmente, se produce calor en forma de Agua Caliente Sanitaria (ACS) para su posterior utilización.

Información sobre la capacidad de estas instalaciones solares:

  • Solar Térmica: 9 paneles, que suponen una superficie total de 19,26 m², con una capacidad de producción media de 1.875 litros de ACS al día.
  • Solar fotovoltaica: 218 paneles con una potencia máxima de 47 KW y una producción de 80.055 KWh durante el año 2016.

Adicionalmente, Metro de Málaga utiliza un sistema de iluminación, tanto en estaciones como en paradas, de alta eficiencia energética que permite conseguir una reducción del consumo de energía.

Las escaleras mecánicas de acceso a las estaciones han sido equipadas con sistemas que permiten reducir el consumo cuando no están siendo utilizadas, aumentando así la eficiencia energética.

Además, actualmente se continúa trabajando en el diseño e implementación de acciones de mejoras con el objetivo de reducir el consumo eléctrico.

Ocupación de suelo

Otro de los inconvenientes de la utilización del vehículo privado es la gran ocupación de suelo que supone. Aunque la aplicación de nuevas tecnologías a la industria del automóvil está contribuyendo a la reducción de consumo energético y la contaminación atmosférica, los automóviles no podrán resolver los problemas de congestión, ni los problemas de ocupación de espacio público en las ciudades. Al espacio necesario para la circulación de los automóviles hay que sumar el espacio ocupado por las correspondientes plazas de aparcamientos. La utilización del metro como sistema de transporte urbano en Málaga, reduce considerablemente la ocupación de suelo, favoreciendo así la liberación de espacio público para uso y disfrute de la ciudadanía.

Gestión de residuos

Además de los beneficios intrínsecos que para la protección del medio ambiente presenta este sistema de transporte, Metro de Málaga promueve de forma activa el respeto medioambiental. En particular, se presta una especial atención a la gestión de residuos obtenidos en las labores de reparación y mantenimiento que se realizan en nuestros talleres, encargando su tratamiento a un gestor autorizado por la Junta de Andalucía. Del mismo modo, los residuos generados en oficinas (papel, y tóner de impresoras) son también tratados por una empresa especializada.

Consumo responsable

Los procedimientos de Metro de Málaga se han diseñado con el objetivo de realizar un consumo responsable de recursos naturales. La empresa identifica los consumos de recursos naturales (energía eléctrica, agua, papel, combustible, etc.), para realizar el control y seguimiento adecuado, y así facilitar la mejora continua. Se establecen pautas o buenas prácticas para la mejora de esos consumos, así como objetivos y acciones de mejora para aquellos que sean más significativos.

En otro orden de cosas, la utilización de sistemas de alta eficiencia contribuye a conseguir un consumo responsable. Así, por ejemplo, el túnel de lavado de las unidades de tren recicla hasta el 70% aproximadamente del agua utilizada en cada lavado.